Saltar al contenido

RÍO+20, ECONOMÍA REALMENTE VERDE

febrero 29, 2012

“Coja sólo dos hojas”, reza en carteles de muchos baños de bares y restaurantes de Brasil: dos papeles o servilletas para secarse las manos. ¿Ecológicos o ahorradores?

Que el medio ambiente no puede separarse de la economía es una evidencia que no acaba de cuajar en las políticas de los dirigentes mundiales, aunque en ciertos momentos les sea imposible ignorarla. Prueba de ello es la Cumbre Río+20 que se celebrará del 20 al 22 de junio en la “cidade maravilhosa”.

Veinte años después de la mundialmente conocida como Cumbre de la Tierra de la ONU, que en 1992 sentó en Río de Janeiro las bases del desarrollo sostenible y del futuro Protocolo de Kioto para luchar contra el cambio climático, Río+20 quiere dar el espaldarazo a la “economía verde” (y también busca más autoridad y dinero para fomentarla).

La “economía verde” debe procurar la erradicación de la pobreza, un crecimiento sostenible, inclusivo e igualitario que genere empleos, la protección y mejora de los recursos naturales, promover patrones de producción y consumo sostenibles y un desarrollo con bajo consumo de carbono.

Así la define un primer borrador de la Declaración de la Cumbre. El esbozo, que perfilarán en estos meses países y organizaciones, casi no hace referencia a la crisis económica mundial ni a sus causas ni propone un cambio de modelo económico, aunque reconoce que el desarrollo sostenible sigue siendo, tras dos décadas de experiencia, “una meta distante” para los mandatarios mundiales.

Playa de Ipanema y Dois Irmaos, Río de Janeiro

Este concepto de “economía verde” es cuestionado por algunas de las principales organizaciones ecologistas mundiales, que temen que consista sólo en pintar de ese color el tradicional modelo de crecimiento económico, “basado en un crecimiento sin límites en un planeta que ha alcanzado sus límites” y “en la sobreexplotación de los recursos naturales y de los seres humanos”, según Vía Campesina.

A su vez, las propuestas de estas organizaciones para esta gran cita medioambiental –que abarca todas las cuestiones relacionadas con el medio ambiente, no sólo el cambio climático- disparan de lleno en el blanco de la economía.

Está muy bien apoyar la economía verde y además abogar por el fin de los subsidios que perjudican el medio ambiente y por dejar de consumir combustibles fósiles, crear nuevos indicadores para medir el desarrollo sostenible diferentes al PIB y establecer Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como propone el borrador.

Pero si los líderes mundiales quieren hacer algo ya para parar la creciente degradación del planeta, deberían además establecer una regulación estricta de los mercados financieros, crear un impuesto para las transacciones financieras, acabar con el acaparamiento de tierras y regular los inconvenientes  de los biocombustibles, que afectan a los precios de los alimentos, sugieren Oxfam, Greenpeace y Ecologistas en Acción, entre otros.

Y añaden a esta lista la creación de un Tribunal Ambiental Internacional ante el que respondan gobiernos y multinacionales, una tasa para las emisiones contaminantes, energía sostenible para todos y deforestación cero en 2020, Responsabilidad Social Corporativa obligatoria y no voluntaria y la prohibición de OGMs.

Puesto de zumos y comida rápida en el centro de Río (Fotos: E.Santafé)

Rio+20 se acerca con un balance agridulce por dos décadas en que han aumentado tanto los problemas medioambientales y el hambre como la toma de conciencia y las iniciativas en este terreno, con una lucha contra el cambio climático que no acaba de concretarse y con algunas políticas verdes que sin embargo no han podido con el hiperdesarrollo.

Y tras una negociación post-Kioto estancada y una larga crisis económica que roba la atención de gobiernos de todo el mundo, la cita corre el riesgo de quedar en agua de borrajas, más si se compara con el gran impacto que tuvo su predecesora.

Pero Río+20 también es una oportunidad para evitar caer una vez más en la frase del presidente Hugo Chávez –“Nosotros, de cumbre en cumbre, y nuestros pueblos, de abismo en abismo”— si los responsables políticos se dan cuenta de que la economía debe cambiar de parámetros si se quiere conservar el suelo que la sustenta.

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. Ángeles permalink
    febrero 29, 2012 8:49 pm

    No suelo ser pesimista, pero me temo que la cita de Río corre el riesgo de quedarse en meros comunicados y muchas declaraciones de intenciones…Todavía estamos por ver una cita medioambiental de estas características que, de verdad, provoque titulares por la importancia de sus acuerdos.

  2. marzo 1, 2012 2:06 pm

    Yo por una vez estoy de acuerdo con Chavez…
    Si en temas urgentes y evidentes como en el G-20 de hace unos años al inicio de la crisis(2008?) no fueron capaces de implementar medidas mucho más fáciles y de beneficios a corto plazo no veo como los mismos se van a convertir en visionarios preocupados por la sostenibilidad a largo plazo….

  3. Pedro permalink
    marzo 1, 2012 5:17 pm

    Qué son OGM?

    Uno de los problemas del ecologismo activo es que mezcla elementos aceptables y convincentes (- contaminación, + eficiencia en la gestión de recursos) con otros no tan aceptables por los poderes actuales (-consumo, cambio de modelo económico). ¿Y qué tiene que ver el impuesto a las transferencias financieras con la ecología?

    Para acelerar los cambios la es fácil… pon el petróleo a 200 $/barril y verás cómo las ciudades se llenan de coches eléctricos.
    Pon un impuesto importante al CO2 y verás cómo las plantas térmicas empiezan a usar secuestradores de CO2.

    Pero eso no va a suceder a corto plazo, salvo que pasen cosas raras.

    Pero no hay que desesperar. ¿Cuánto hemos cambiado en 20 años? España tiene un 30% de la energía basada en renovables (aún a costa de subsidios…) y otros países van en la misma línea. El coche eléctrico es ya una realidad, y en pocos años será una alternativa incluso financieramente deseable. El tema consumo de recursos sí que va a ser un problema… pero no tanto por parte de Occidente (que también) como por la pujante demanda de los nuevos jugadores mundiales.

    En fin… yo ya estoy haciendo cálculos para el tema coche eléctrico. ¿Y habéis visto el número de taxis híbridos? No es lo único, pero cuando las masas empiezan a dar los pasos… es cuando los cambios empiezan a producirse de veras.

    • marzo 1, 2012 8:05 pm

      Muchas preguntas: lo del petróleo a 200$ no es tan descabellado; recuerda que en 2008 casi alcanzó los 150 y por ejemplo los planes actuales de Irán para cortar el grifo. Y OGM son los organismos genéticamente modificados (para otra entrada, je je) 🙂

      • Pedro permalink
        marzo 1, 2012 10:28 pm

        Joer… y prohibirlos… ¿por qué? ¿por falta de confianza? ¿porque esclavizan a los agricultores? ¿por miedo? No soy un pro-OGM a priori, pero tengo entendido que no son tan diferentes de los cruces de semillas… y en cambio tiene beneficios muy considerables…

        Irán no produce más petróleo que el que producían Kuwait e Iraq. Y depende más de él que el resto del mundo de su petróleo. El petróleo subirá, pero ellos se debilitarán.

        Occidente puede aguantar 1-2 años con petróleo super-caro. Ya ves… se aceleran así los cambios.

  4. Itxi permalink
    marzo 2, 2012 1:08 pm

    Por suerte o por desgracia el petroleo a 200$ está cerca de ser una realidad. A lo mejor sirve de impulso para buscar alternativas más sostenibles, pero no parece fácil un sustitutivo a corto plazo. La consencuencia inmediata es que pagaremos la gasolina a precio de oro, sin que de ello se beneficien las poblaciones de los países productores.

  5. Jesús permalink
    marzo 5, 2012 11:30 am

    Tuve la oportunidad de estar en la Cumbre de Río hace veinte años. Las expectativas generadas no se han cumplido en absoluto. Al menos, como dato positivo, aquella reunión tuvo el efecto de empezar a suscitar el interés de los líderes y de las poblaciones en todo lo relacionado con el medio ambiente y de verlo como un problema global. Mientras que la gente parece más concienciada los dirigentes no demuestran demasiada sensibilidad por el cambio climático.

  6. Remi permalink
    marzo 5, 2012 12:44 pm

    De la próxima cumbre espero poco, pero es cierto que habría que avanzar en la regulación de los mercados financieros y aprobar un impuesto para las transacciones. Eso sería un paso adelante. Se hace necesaria una mayor presión por parte de las ONG y los movimientos sociales.

  7. abril 28, 2012 12:57 pm

    Je propose de créer une nouvelle monnaie qui s’appelle “ECO”, que seul l’ONU a le droit d’émettre. Cette monnaie est invitée a devenir un standard international, comme le fût l’or par le passé.
    La valeur des monnaies nationales sera exprimée en fonction de l’empreinte écologique de chaque Etat. Ainsi grosso modo actuellement 5 euro valent un 1 eco, 9 dollar valent 1 eco,…
    Ceci aurait pour mérite de valoriser les richesses naturelles et la préservation de celles-ci. Par ailleurs, cela permettra une redistribution de la richesse. En effet, les Africains recevront plus d’eco.
    Je propose également de donner 100 ECO par mois à chaque habitant de la planète.
    En même temps, je propose d’introduire dans les écoles du monde entier le partage de la “communication non-violente”.
    Par ailleurs, je propose de donner aux peuples l’usufruit et la souveraineté sur les biens communs tels que l’eau, la terre, l’air,…
    Vive l’amour,
    Geoffroy
    P.S.: http://bollier.org

  8. abril 28, 2012 1:05 pm

    Propongo crear una nueva moneda que se llame “ECO”, que sólo podrá emitir la ONU. Esta moneda se convertiría en un estándar internacional, como el oro en el pasado. El valor de las monedas nacionales se expresará en función de la huella ecológica de cada Estado. Así, grosso modo actualmente 5 euros valen un 1 eco, 9 dólares, un eco… Esto tendría el mérito de poner en valor las riquezas naturales y la preservación de éstas. Por otro lado, esto permitirá una redistribución de la riqueza. Los africanos recibirán más ecos.
    También propongo donar 100 ecos al mes a cada habitante del planeta. Al mismo tiempo, propongo introducir en las escuelas de todo el mundo la Comunicación No Violenta (CNV).
    Por otro lado, propongo dar los pueblos el usufructo y la soberanía de bienes comunes como el agua, la tierra, el aire…
    Viva el amor,

    Godofredo

    P.S.: http://bollier.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: