Skip to content

HUERTAS SOBERANAS

noviembre 23, 2012

(Publicado en la sección Bloguero Invitado de la Comunidad ISM-Instituto Superior del Medio Ambiente)

 

En unas ciudades, los ayuntamientos quitan las pocas huertas que quedan intramuros para construir espaciosos parques urbanos y lo que es más paradójico, centros de educación ambiental; en otras, las autoridades ceden terreno para montar huertas que creen puestos de trabajo y permitan  a sus habitantes comer alimentos sanos y cultivados en la zona.

En el primer caso hablamos de Pamplona y en el segundo, de Rivas, en la Comunidad de Madrid, donde ha echado a andar un Parque Agroecológico de 85 hectáreas que da trabajo a más de 70 personas.

La vuelta a la tierra no tiene que ver sólo con la crisis económica y con la creciente demanda de alimentos de agricultura ecológica, sino también con la defensa de la agroecología (la búsqueda de un sector agrícola sostenible no sólo a la hora de cultivar sino también en sus vertientes económica y social) y con el movimiento mundial de lucha por la soberanía alimentaria.

Pero, ¿no nos topamos de nuevo con un concepto relacionado con los países pobres?

La soberanía alimentaria, concepto acuñado a mediados de los 90 por la organización internacional La Vía Campesina, defiende un derecho humano a la alimentación que nace en el acceso de las poblaciones a la tierra para cultivarla libremente y de forma sostenible.

La defensa de la soberanía alimentaria es un reto en los países pobres y emergentes, donde las altas cotas de hambre e inseguridad alimentaria conviven con los monocultivos para la exportación de las grandes multinacionales.

En los últimos años, coincidiendo con la emergencia de este movimiento, en esos países se da en paralelo un fenómeno creciente, el acaparamiento de tierras, una “compra de tierras masiva y sin precedentes” que está causando un problema de grandes dimensiones, según Oxfam.

“Muchos gobiernos y élites de los países en desarrollo están ofreciendo grandes extensiones de tierra a precios regalados para la agricultura industrial a gran escala”, lo que “obliga a las personas a abandonar sus hogares, sus trabajos y sus formas de vida”, afirma Oxfam en su informe Tierra y poder.

Desde 2001 se han comprado o arrendado bajo esta modalidad hasta 227 millones de hectáreas, una superficie del tamaño de Europa noroccidental, y desde mediados de 2008 a 2009 estas compras se dispararon un 200%.

Por eso, la ong de lucha contra la pobreza lleva a cabo una campaña para pedir al Banco Mundial, que asegura financia muchas de las grandes operaciones de compra de tierras, que tome medidas para acabar con esto.

El dedo apunta al alza del precio de los alimentos, que según la FAO va a proseguir a medio plazo después de tres incrementos en los últimos cuatro años. Y esta constante subida podría acrecentar el hambre de tierras “a medida que los países ricos intenten garantizar sus suministros alimentarios y que los inversores perciban la tierra como una buena apuesta a largo plazo”, se advierte en el informe.

Biocombustibles, semillas transgénicas y producción a gran escala

No todo lo producido en esas tierras son alimentos para las poblaciones más ricas del planeta: nada menos que el 60% de las compras de tierra de la última década lo fueron para cultivar biocombustibles, cada vez más demandados por ser respetuosos con el medio ambiente, pero cuyo cultivo desplaza a otros que podrían alimentar a las poblaciones locales.

Agricultores de todo el mundo se enfrentan a la misma situación cuando se trata de intentar zafarse de las semillas transgénicas que compran a altos precios a multinacionales, lo que arrincona a las variedades locales y altera los ecosistemas, sin hablar de las consecuencias para la salud.

Y en los países desarrollados, la soberanía alimentaria también tiene que ver con el empobrecimiento y desaparición de pequeños agricultores por la caída de los precios en origen, o la producción y distribución a gran escala nociva para el medio ambiente y la salud.

“Esta situación es el resultado de las políticas agrarias, alimentarias, financieras, energéticas y de comercio de nuestros gobiernos (…), las instituciones financieras y las grandes corporaciones”, que consisten en la “desregulación y liberalización de mercados agrarios o la especulación que se hace con estas materias primas responsable del alza de precios de los alimentos básicos”, criticó el año pasado el I Foro Europeo por la Soberanía Alimentaria (Nyéléni), que trabaja por “una completa reorientación de las políticas y prácticas agrícolas y alimentarias”.

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. Pedro permalink
    noviembre 23, 2012 6:39 pm

    Todo esto me parece una gran retahíla de vocablos repetidos, muy manidos… y muy poco proactivos. Me parece una obra de teatro. Por un lado, los oprimidos (los campesinos), por otro los malos (las grandes corporaciones, siempre todopoderosas y siempre carentes de escrúpulos), y luego los figurantes (los políticos y los ciudadanos) que se comportan como si toda la obra les fuese ajena.. y cambian de opinión según lo que les cuenten.

    Hay que entender las leyes del mercado. Oferta y Demanda. No es algo que solucione todos los problemas… es sólo un sistema para dar eficiencia a las necesidades del hombre. No hay mercado de conejos vivos verdes porque a nadie les interesa (espero)… pero tampoco hay un mercado del amor (por fortuna)… el amor se maneja de otras formas, por mucho que haya sucedáneos (Agencias de citas o matrimoniales… o el sistema de costumbres para ligar la prosperidad de las familias)… pero el amor, lo que es el amor entendido de la forma tradicional, no se gestiona como un mercado… Y si alguien lo hace… ¿seguro que es amor?

    Decía, pues, que hay que entender que las cosas pasan porque alguien está dispuesto a comprar y alguien a vender (los agentes) El precio es sólo una de las condiciones de ese intercambio. Y si los agentes no piensan a largo plazo… quizá no deberíamos tener a esos agentes como gestores de algo que nos interesa a todos (alimentos). Pero cuando lo hacen, lo hacen voluntariamente. Cuando cultivan productos para hacer biocombustibles es porque se venden más caros que los alimentos (que los cultive otro…. como ha hecho Europa), ya que la tierra es más valiosa en forma de casitas que en forma de campo de cultivo. Al menos para el individuo que vende (que recibe una pasta, y se olvida de trabajar… aunque en realidad el dinero sólo dure unos años), y también para el que compra (que, lo mismo, construye o da otro uso a esa tierra, hace el beneficio y a otra cosa). La especulación de hace unos años con los alimentos tiene un origen: la falta de otros sitios donde invertir (y el hecho de que sobraba el dinero). Y a los inversores les da igual dónde invertir, o en qué se invierte, o qué consecuencias tiene… siempre que gane dinero. Por eso en estos mercados clave tiene que entrar el Gobierno, que se supone vela por los intereses de todos los ciudadanos y si tiene un poco de sentido de Estado y hace las cosas para más allá de su vida útil, velará por el resultado futuro de sus acciones actuales…y no debería depender completamente de los mercados exteriores para alimentar a su población. Francia lo entiende y por eso la PAC está controlada por ellos… igual que para asegurar su independencia energética se convirtió en la primera potencia nuclear del planeta (en términos energéticos).

    Pero la culpa no es sólo del “malo” de la peli, que sencillamente es un agente estúpido, que vela por sus intereses actuales (dinero) y no por si sus hijos tienen o no alimento en el futuro, o por si hay guerras por culpa de esa falta de planificación. Pero no es “culpa” suya…. Si hace falta regular algunos mercados (como ha hecho tradicionalmente Europa, pero también USA), pues sea. Pero no llevemos el tema a extremos que obliguen a desamortizaciones de las tierras acumuladas por la Iglesia y el Estado y muy mal explotadas.

  2. Ángeles permalink
    noviembre 24, 2012 11:06 am

    Una vez más, estamos ante una sobreexplotación de los recursos del planeta, con los países ricos y desarrollados enarbolando la bandera de la ‘responsabilidad’ mientras ponen en marcha planes sólo destinados al beneficio de los gobiernos, las entidades financieras y las grandes corporaciones. Dinero, una vez más, llama a dinero.
    Ya estamos pagando las consecuencias de esta política errática, y me temo que seguiremos haciéndolo en el futuro. Y nosotros, probablemente, seamos los menos perjudicados. En los países no desarrollados, especialmente en África, el hambre seguirá siendo la nota dominante.
    ¿Qué mundo es éste en el que unos pocos derrochan hasta el vómito, y millones de personas no tienen ni un grano de trigo que llevarse a la boca?

    • Pedro permalink
      noviembre 24, 2012 4:20 pm

      Ángeles… ¿de quién es la responsabilidad del hambre en el mundo? Los países son soberanos, aunque muchos renuncien a esa soberanía por unos pocos millones de dólares. Pero el “derroche” es relativo. Lo cierto es que se produce suficiente comida para toda la población actual. Lo cierto es que son los países en vías de desarrollo quienes hacen crecer actualmente la población en el mundo. Lo cierto es que es más fácil encontrar culpables fuera que ponerse a resolverlos uno mismo. Lo cierto es que no todos los países pobres o en vías de desarrollo han seguido el mismo camino, y unos han salido de la pobreza y otros no…
      No hay una razón real para justificar el hambre. No hay hambre en el mundo porque en Occidente se consume mucho. Sí es cierto que hemos sufrido por la especulación, que asigna más terrenos a biocombustibles que a alimentos, y eso provoca que algunos productos básicos suban de precio… pero parece que los beneficios adicionales pagan con creces para producir y pagar esos alimentos en alguna otra parte.
      Dicho de otro modo… la responsabilidad es de cada uno y de cada sociedad. Está bien buscar aliados, denunciar situaciones, etc… pero si los líderes de África no hacen más que pedir más ayuda, no saldrán de esta situación.

  3. fedemolina68 en Twitter permalink
    noviembre 25, 2012 6:19 pm

    @fedemolina68
    Si muchos de los terrenos dedicados en los últimos años a la especulación con el ladrillo se hubieran dedicado a este tipo de iniciativas, estaríamos en una situación mejor. O, al menos, más digna. A ver si quienes tienen que hacerlo toman nota.
    Gracias por el artículo

  4. noviembre 29, 2012 8:11 pm

    Hola, Pedro, me parece más manido eso de justificar todo con las leyes del mercado: como tú dices, no solucionan todo e incluso crean problemas a algunas poblaciones que precisamente no están ofertando en el mercado las tierras que les dan de comer, sin hablar de la oferta y la demanda que han llevado al batacazo inmobiliario.
    Es curioso cómo explicas la especulación con los alimentos: la falta de otros sitios para invertir y la abundancia de dinero. Me imagino que también te sonará manido la cuestión de la necesaria inversión en investigación y desarrollo y las posibilidades que ofrece el sector llamado de la economía verde (energías renovables, rehabilitación, reciclaje, gestión de bosques y biomasa, agricultura ecológica, etc.) frente a otros sectores que han demostrado su debilitamiento en esta crisis u otros que tienen los días contados.
    Me alegro de que creas necesario regular algunos mercados y que los gobiernos tengan algo que decir (algo más que la palabra recortes) en sectores clave para la población.
    Y en África… no creo que lo más reseñable sea que sus líderes pidan ayuda: en cuestión de acaparamiento de tierras, África es el continente más afectado, con 62 millones de hectáreas vendidas o alquiladas en 2009 a inversores de países del Golfo Pérsico, China, Corea del Sur y Japón, entre otros, según el Global Land Project.

    • Pedro permalink
      noviembre 30, 2012 1:45 am

      Elisa… sí… me parece muy manido lo de la necesaria inversión en I+D… porque no es una cuestión de dinero, sino de organización. Otros países con menos PIB gestionan mejor los recursos… Por ejemplo… ¿Corea del Sur? Hace 60 años era uno de los países más pobres. Hoy… ha superado (creo, hablo de memoria… pero por ahí estará) a España. ¡60 años! ¡3 generaciones! Lo que quiero decir es que “hay que invertir” no es un plan. No basta con que el gobierno destine N millones a becas o a programas de I+d. Se tienen que gestionar mejor… y te aseguro que hay mucho dinero muy mal gestionado (y no importa demasiado el color del gobierno)… como también hay dinero muy bien gestionado… pero la conclusión es que es insuficiente la forma como lo hacemos. y…. como en la Educación o la Sanidad… NO ES una cuestión solamente de dinero.

      Pero me voy un poco del tema. Los mercados son un mecanismo de asignación de recursos. Sin mercado donde vender lo producido… el sistema de intercambio se va al traste… y tocaría volver todos a la granja para subsistir. Y no iría muy bien, la verdad.

      Sobre Africa… ¿es malo que el dinero vaya a la compra de tierras africanas… porque expulsa a los campesinos de las tierras de cultivo? ¿Los mismos campesinos que vendieron esas tierras? ¿Es eso? ¿O me hablas de los gobiernos de esos países que se dejan comprar? ¿Esos mismos que gastan los ingresos de esas ventas (caso de ser públicas) en comprar armamento? ¿De quién me dices que es el problema? ¿Quién debe ocuparse de ese problema?

      Por cierto, esos inversores son TODOS países importadores de recursos (alimentos y materias primas). ¿Es algo malo que busquen controlar las zonas de suministro? (y no sé el propósito de esas inversiones… especulativas o productivas).

      En cualquier caso, para aclarar, una inversión especulativa es tan lícita como una no especulativa. Especular es invertir en algo esperando que suba de valor. No deja de ser una apuesta… y conllevar un riesgo. Lo malo es cuando ese aumento de valor anda condicionado por información asimétrica (es decir, que saben unos y no otros… como por ejemplo, una recalificación… o la bondad o no de las cosechas de un año, o la posibilidad de un accidente en una plataforma petrolífera). Pero es que casi siempre la información es asimétrica. Los poderosos, en general, disponen de más y mejor información… y medios para manipular. Pero no son todopoderosos y, efectivamente, hay que protegerse de ellos… pero no a base de estrangularles… sino de evitar que se aprovechen de su posición de poder. Pero que los poderosos sean de uno u otro color no cambia su comportamiento. El poderoso actúa en su propio beneficio salvo que esté dotado de una ética muy fuerte… y aún en ese caso, no deja de estar bajo sospecha. ¿Un ejemplo? Nelson Mandela… espero que nadie dude de su poder… y el hecho de que haya sido una figura histórica muy relevante, y que probablemente tenga una catadura moral muy superior a la de tantos otros poderosos no le hace inmune a la codicia o los tejemanejes del poder. Pero no seré yo quien le quite méritos… sólo quiero indicar que si alguien se hace poderoso, más valdrá para aquellos que estén bajo la influencia de su poder que esa persona tenga cierta ética… Ética que sin duda no tienen muchos de los que gestionan el dinero, y que no es algo nuevo en la historia.
      Pero apunto que… el sector “verde” tiene cosas buenas y cosas MUY malas (como todos, vamos), pero es lástima que se anden mezclando… porque donde la racionalidad de la asignación de recursos tiene sentido (no malgastar en movimientos de materias primas que generan residuos cuyos costes no se contabilizan apropiadamente en la economía), otras cosas de la economía bio no lo tienen (como andar contabilizando la huella de CO2, en un ejercicio bastante estéril y muy teórico, de todo lo que compramos o vendemos).

    • Godofredo permalink
      diciembre 3, 2012 9:51 am

      Alimentar a los seres vivos me parece un objetivo sostenible. Los biocombustibles y los OGM destruyen, por eso hay que buscarles una alternativa. Me gusta la opción de la economía verde.
      Elisa, suerte y que viva este blog 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: